El argentino será el plato principal de Rock al Parque 2010, y este martes presenta su nuevo álbum 'On The Rock'.

Como todo samurai, Andrés Calamaro también se mueve por un código que parece escrito en su frente con tinta indeleble: "Yo soy un pensador transversal comprometido con la incorrección política".
Así se define a sí mismo el cantante que suele reinventarse en cada álbum como el que presentará el próximo martes, bajo el sugerente y casi obvio título de 'On The Rock'. Y como sus huestes de fanáticos han hecho circular una foto suya en la que aparece enfundado en un uniforme de guerrero medieval japonés, el terreno está listo para que el camaleónico y aguardentoso roquero argentino presente en sociedad su nuevo alterego.
"Siempre se puede aprender incluso de un guerrero con semejantes principios morales", cuenta Calamaro, quien regresa a Colombia este año, a donde ha empezado a mirar, después de cuatro álbumes bien vendidos: Con casi 30 años de carrera, el músico nunca se había presentado aquí hasta el 2008, cuando actuó en tres ciudades. Ahora vuelve tan solo dos años después.
Algo similar ocurrió en México, en donde la prensa y el público también se muestran sorprendidos de verlo tan seguido, tras décadas de lejanía.
Dicen que ahora anda encantado con el Festival Rock al Parque, en el que actuará el 5 de julio, después de una extensa negociación en la que, según infidencias, sus ganas de venir permitieron que sus mánagers se 'tranzaran' por mucho menos de lo que regularmente cuesta una de sus presentaciones internacionales.
"Espero que se confirme el Rock al Parque, y seguir volviendo siempre (a Colombia)", dijo a EL TIEMPO unos días antes de que se hiciera oficial su visita.
Un título como 'On the Rock' parece una promesa para los amantes del lado eléctrico de Calamaro, que logra ser cumplida: canciones como 'El perro', 'Flor de samurai' y 'Gomontonera' auguran la estampa de un público saltando en el Parque Simón Bolívar. 
Lo acompañan en este trabajo los roqueros Enrique Bunbury, Vicentico, el cantante flamenco Diego El Cigala y el reggaetonero Residente, de Calle 13. Ello ya establece una ecuación interesante.
Para Calamaro cuya carrera es una constante búsqueda por descubrirse a sí mismo, este álbum fue también un déja vu: al  seguir la pista de El Cigala, volvió a Madrid para grabar en los estudios del barrio de Tetuán, donde, en 1991, formó la hermandad de Los Rodríguez, junto a Ariel Rot, Germán Vilella y Julián Infante.
"Allí ensayamos hace veinte años, cuando apenas llegaba a Madrid", recuerda el salmón: "Son salas de ensayo con treinta años de rock en esas paredes, y hasta Almodóvar filmó una película en Tablada 25", una mítica  calle de la capital española que
 albergó sus noches de marcha y pensamientos en contravía.

"Lo interesante es que, cuando no estamos ensayando, escuchamos buena música, y en algunos casos rock relativamente antiguo, cosas como King Crimson (banda británica de rock progresivo) que son necesarias? Aquello que jamás vamos a escuchar por radio y quizás olvidamos escuchar en casa", afirma Calamaro.
El Cigala se ha convertido en otro socio de andadas. Con él, estuvo de gira por España recientemente, improvisando en los escenarios sobre la base del tango, con una química que ha sorprendido a los escépticos. Cómo se pueden conectar voces tan
 disímiles. Pero es común en Calamaro hacer buenas sociedades con quienes se convierten en sus hermanos del alma.

"Somos verdaderos amigos y compadres; empatarse con un cantante de semejante categoría es bastante complicado, quizás imposible -cuenta Calamaro- Siempre hablamos y nos vemos, somos amigos desde el día que nos conocimos (...) Yo trato de estar a la altura de un intérprete enorme".
Lo dice el hombre que antepone a ese ego propio de estrella argentina su declaración abierta de amor por los amigos, especialmente a los que se han ido, como Miguel Abuelo o Pappo. La caída de su par, Gustavo Cerati, lo ha conmocionado profundamente, y por eso uno de los primeros en expresar su acompañamiento al ex Soda Stereo, haciendo eco a través de su Twitter.
Paradójicamente, la descarga roquera en el álbum comienza con una canción titulada 'El pasodoble de los amigos ausentes'.
Pese a su actividad constante en la red social, asegura que trata de permanecer frío ante el calor de las discusiones que allí se arman. Suele ser blanco de los ataques y procura responder los comentarios, sin éxito. Ahora, un sitio web ha filtrado todo
 el disco nuevo, con varios días de anticipación.

"No tengo ningún conflicto con el disco libre en Spotify -una red de intercambio de música- (...) Soy partidario de la música libre y bajarse música no es el verdadero delito", afirmó en Twitter hace unos días.
"Twitter es bastante panorámico", explicó a EL TIEMPO: "Prefiero volcarme en los discos y en los recitales; cantar con público es el verdadero 'real time'; desde que Internet es masiva, ya no importa la opinión individual pero tampoco importa demasiado la verdadera crítica; lamentablemente el análisis musical está diluido".
30 AÑOS RODANDO
Los álbumes de Andrés Calamaro que han tenido eco en Colombia son los publicados a partir de 1997, pero su producción comenzó en los 80, previo a Los Rodríguez, agrupación que fundó tras migrar a España, en los 90. Paradójicamente, fue en ese momento, desde Madrid, que su nombre empezó a causar revuelo en Colombia. Su versión apasionada de 'La copa rota', de Alci Acosta, lo conectó con generaciones de colombianos. En ese momento muchos desconocían su papel como productor, como aquel que aportó la visión de éxito a grupos como Los Enanitos Verdes y Los Fabulosos Cadillacs.

SE VIENE ROCK AL PARQUE
Este es el afiche oficial de la próxima edición del Festival Rock al Parque, que se realizará del 3 al 5 de julio en Bogotá. Ya hay confirmadas 14 bandas internacionales: Andrés Calamaro (Argentina) será el plato fuerte, además de Asian Dub Foundation (Reino Unido), Ki-Many Marley (penúltimo hijo de Bob Marley, de Jamaica), Mutemath, Shadows Fall, Biohazard, A Place to Bury Strangers (Estados Unidos), Samael (Suiza), No te va a gustar (Uruguay), Puya (Puerto Rico), Def con dos (España), Dub Incorporation (Francia), Zoé y Hello Seahorse! (México). Se sabe que la Filarmónica también está en negociaciones con The Rapture y Asian Dub Foundation. Entre las nacionales, están La Mojiganga, Acme, Providencia, Fértil Miseria, Cromlech y Velandia y la tigra.
Las distritales invitadas son Estados Alterados, Black Cat Bone, The Hall Effect, Alerta Kamarada, V for Volume, Desecrate, Pitbull, El Sin Sentido y The Mills. 


fuente http://www.eltiempo.com 

Categories:
Opiniones: 

0 Responses "Habla Andrés Calamaro de su nuevo disco y de volver a Colombia"