Andrés Calamaro volvió anoche a Rosario. Las entradas estaban agotadas desde hace casi quince días y la expectativa era alta en la ciudad para ver a un compositor y cantor excepcional. El show en Metropolitano repasó antiguas perlas que el Salmón sacó a la luz además de varios temas de su próximo disco. Pero estuvo muy lejos del impresionante torrente de hits que esperaba el público. 
El show arrancó con evidentes problemas de sonido, desacoples y un marcado malhumor expresado en el rostro del cantante que se extendió casi hasta el final cuando entonó algunos de los éxitos que todos esperaban. Te quiero igual, Paloma, Crímenes perfectos, Estadio Azteca y Flaca fueron un extásis para los miles que siguen a Calamaro y también para él que mostró una mueca de sorpresa por tanta energía desatada y se lleno el pecho de ánimo, aunque justo cuando el concierto terminaba.
Antes se esforzó por transitar por un repertorio "alejado de los caminos radiofónicos" como intentó explicar en algún momento del show al que le faltaba la habitual conexión con el público.
Después de iniciar el derrotero con Jumpin Jack Flash ensmabló con El Salmón y todo parecía indicar que el malestar quedaría atrás para convertirse en una impecable noche. Pero no. Largó el show acústico del que por lo menos más de la mitad de los invitados a la cena se quedaron afuera. Mi rock perdido, Carnaval de Brasil (en diez tonos menos), Revolución, Nunca es igual / Get up, Más duele, Output / Input, pasaron ante la atenta mirada de los calamarescos para enganchar luego con los nuevos temas que vendrán en el disco On the rock. Todos se van, Los divinos, Me envenenaste, El pasodoble de los amigos ausentes y Te solté la rienda, abrieron la puerta de lo que se aproxima.
Solemne, Calamaro siguió su repertorio con piezas memorables de Honestidad Brutal y El Salmón que pocas veces cantó en vivo como Comida china, El tercio de los sueños, All you need is pop, Ni hablar, Para seguir, Todo lo demás y casi sobre el final disfrutó de animarse con la intensa Ansia en plaza Francia. E incluso sorprendió al desenpolvar el tantas veces deseado Algún lugar encontraré que escasas veces interpreta.
Junto al río acompañados por una bella luna llena hace dos años los rosarinos fueron testigos de lo que el mismísimo Salmón calificó en el escenario como "el mejor recital de su vida". Por eso el show de anoche dejó a todos con las ganas. Calamaro ya mostró su mejor versión por estas tierras y no fue la de anoche.
"Ya vamos a volver con un concierto más poguero", prometió, agradeció el respeto y se despidió como siempre ofreciendo su corazón.

Categories:
Opiniones: 

1 Response to "Andrés Calamaro pasó por Rosario con un extraño repertorio alejado de sus hits"

  1. Fede says:

    respuesta de Andrés a la critica.

    "pd-capital : ayer teniamos todos muchas ganas de tocar y de cantar, y fuimos alegres comiendo perdices durante todo el concierto, "carnaval de brasil" la tocamos en el mismo tono de siempre (!), en RE (D) que es un tono mas arriba de la version grabada en LLP ; cantamos concentrados y el publico respondio con inmenso respeto ; no abundamos en canciones radiofoniocas porque una parte importante del publico nos escucha todos los años y los calamaristas quieren (y queremos) escuchar (cantar) diferentes canciones, (nos) prometimos renovar la mayor parte del concierto que haciamos el año pasado y asi fue ... nunca bajamos de tono las canciones, respetamos el tono original o las subimos (tal es el caso de "plaza francia") aunque la version de "te quiero igual" es completamente diferente y cambiamos la tonalidad buscando otro color vocal instrumental, no porque tenga dificultades o no quiera cantar notas medias y altas ; ayer estaba de muy buen humor pero con ganas de tocar concentrado en mi guitarra y en el canto, creo que eso es mas importante que repartir sonrisas y la gratitud se demuestra en le entrega de los musicos ofreciendo lo mejor que saben a su publico, que en rosario demostro ser especial, intenso, generoso, apasionante y emotivo ; no nos asusta el silencio respetable del pueblo escuchando una cancion, ni nos molesta que no sepan cantarlas todas de memoria, hace dos años que ofrecermos conciertos donde la dinamica sel extasis esta asegurada, porque siempre pensamos que tocar frente a una multitud es una papeleta que se resuelve con un repertorio de canciones exitosas que todos acompañen con el canto popular, sin embargo este año estamos respondiendo a nuestro instinto y al deseo de aquellos simpatizantes que quieren escuchar canciones que nunca antes cantamos o que no tocamos hace varios años."