Jueves, 2 de Octubre de 2008
LOS AUTENTICOS DECADENTES
Jorge Serrano le declara su admiración y cariño a El Salmón Andrés Calamaro. ¿Qué sería de los festivales sin los Deca? Jamás podremos saberlo, porque los Deca existen y los festivales también.
Por Roque Casciero
Si los festivales de rock no existieran, habría que inventarlos para que toquen Los Auténticos Decadentes. Pensalo bien. ¿Cuántas veces sonreíste cuando el Francés Bernardou tiraba agua mientras la banda tocaba La guitarra en algún encuentro rockero? ¿Y cuántas disfrutaste bailando Diosa con una ídem sobre el piso de plástico? “El festival es el espacio ideal para nosotros, ¿no?”, pregunta retóricamente el cantante Jorge Serrano, y enseguida se contesta: “Sí, pero también hay otros lugares, porque somos todo terreno. Vamos a la Fiesta de la Papa y también estamos en nuestra salsa. Somos un grupo dionisíaco, celebratorio, y caemos bien en cualquier lugar... salvo en un velorio. Aunque habría que ver, ¿eh?”, se ríe. Tal vez sea porque, como dijo el propio Serrano alguna vez, a los DKD les tocó “verle la cara de felicidad a la gente” durante los shows. “Es como ver un campo de girasoles”, compara el autor de Un osito de peluche de Taiwan y otros hitazos de la banda. “Miran todos para el mismo lado, con la cabeza levantada y con una expresión angelical. Para nosotros son momentos de gloria, de esos que nos hacen creer que somos más que lo que en realidad somos.”
¿Por qué son especiales los festivales para los Decadentes? “Porque es nuestra tribu”, responde Serrano. “Nos cruzamos con un montón de bandas amigas, vamos a los camarines de todos. Cuando estamos en otros ambientes, por ahí no conocemos a tanta gente. Pero en una fecha como la del domingo en el Pepsi, donde tocan amigos como Andrés o Los Tipitos, nos sentimos dentro de nuestra tribu. Y en la gente también se potencia ese espíritu, porque se reúnen los que tienen algo en común, que es la música, el rock o como quieran llamarlo.” Y en esa comunión espiritual, la fiesta la ponen los Decadentes. Serrano: “Venimos de tocar en el Quilmes Rock de Córdoba, con Los Piojos, y todo el mundo estuvo bárbaro con nosotros. A veces los fans de una banda sienten que, por fidelidad a su banda, no tienen que celebrar a los otros, pero nosotros tenemos una especie de carta franca. Obviamente hacemos nuestro esfuerzo, esto es nuestro fuerte. Salimos a hacer un recital a romper todo, que no caiga en ningún momento, con un espíritu casi de disc-jockey”.
Serrano vive en Villa Gesell, por eso dice que no sabe qué sorpresa tendrán preparada los Decadentes para el show del domingo, ni si hay algo planeado para cruzarse con Calamaro sobre el escenario del Pepsi. La amistad con el Salmón se remonta a una década atrás, con el conductor Bebe Contepomi como “celestino”: “A Andrés lo conocíamos de antes, pero no teníamos tanta relación, y un día estábamos grabando y cayó con Bebe al estudio. Quedó buena onda y lo invitamos a cantar en la versión de La guitarra que salió en España, que fue el primero de nuestros cruces”. Uno de los más recientes fue antes del “regreso” formal de Calamaro, en un show de los Decadentes en Quilmes.
“Para mí, Andrés es el más grande de acá”, se planta Serrano. “Encima tiene una humildad increíble, cuando quiere a alguien se deshace en elogios y a nosotros siempre nos ha tirado piropos, que agradezco muchísimo. Eso habla bien de él, quiere decir que está muy seguro de lo que hace y que no siente a los demás como amenaza, ni nada de eso.” De humildad sabe mucho Serrano, quien sin dudas ocupa un lugar de privilegio entre los compositores argentinos, aunque él mismo diga que no puede ni compararse con Calamaro: “Me parece mucho más músico, más todo”, se sincera. “De todos modos, no se trata de una competencia, cada uno está en su universo y, a su vez, conectado con los demás”.
* Los Auténticos Decadentes tocan antes de Andrés Calamaro, el Día 7 (8 de octubre) en el Pepsi Music. A las 19.50.

Categories:
Opiniones: 

0 Responses "“Andrés es el más grande”"